¿Por qué Chile?

Chile es el responsable de apenas el 0,25% de las emisiones globales, sin embargo, nuestro país es muy vulnerable al cambio climático. Cumplimos con 7 de las 9 condiciones de vulnerabilidad, lo que nos sitúa entre las 10 naciones más afectadas por este fenómeno, según el reporte de Índice Global de Riesgo Climático 2017, presentado por Germanwatch en la COP22.

Condiciones de vulnerabilidad que presenta Chile:

1. Zonas costeras bajas
2. Zonas forestales expuestas al deterioro forestal
3. Zonas propensas a los desastres naturales
4. Zonas expuestas a la sequía y la desertificación
5. Zonas de alta contaminación atmosférica urbana
6. Tener zonas de ecosistemas montañosos
7. Ser un país cuya economía dependa en gran medida de los ingresos generados por la producción, el procesamiento y la exportación de combustibles fósiles y productos asociados de energía intensiva, o de su consumo.

Los únicos dos criterios que no tiene Chile son: ser un país insular o uno sin litoral y países de tránsito.

Por otro lado, tenemos 8 años de una gran sequía que ha afectado al 70% de nuestra población; graves incendios forestales consumiendo más de 500 mil hectáreas y arrasando con el 17% de nuestro bosque nativo; impactantes aluviones han devastado a ciudades completas como Chañaral; granizadas en verano han impactado fuertemente la producción de frutas como arándanos, cerezas, kiwis y uvas de mesa en las regiones de O'Higgins y El Maule. Esta realidad no admite doble interpretación. Solo una acción climática más decidida puede cambiar nuestro destino.

Chile, es un referente mundial por la seriedad y responsabilidad con que asume los compromisos adquiridos.

En la recién pasada COP24 hicimos entrega de nuestro Tercer Informe Bienal de Actualización sobre Cambio Climático que contiene todo nuestro inventario de emisiones desde 1990 a 2016. Fuimos el primer país en desarrollo en entregar este reporte y hacerlo además en el año correspondiente (2018).

La presentación de este informe, permitirá no sólo evaluar la efectividad de las medidas tomadas, sino también es un pilar fundamental para definir las políticas futuras de cambio climático. Este informe es un reflejo claro y contundente del compromiso de Chile en términos de transparencia y gestión de sus emisiones para transitar hacia la neutralidad de emisiones, clave para el desarrollo sustentable.
Cifras destacadas de este informe:

1) En 2016, el balance el sector Forestal capturó 65 millones de tCO2eq, aumentando su condición de sumidero (captador de GEI) en un 30,8 % desde 1990, pero disminuyéndola en un 8,9 % desde 2013 (debido principalmente a incendios forestales).

2) Los países pertenecientes a la OCDE tienen un promedio de 9,2 toneladas de CO2 por persona, mientras que el promedio mundial de emisiones de CO2 por persona es de 4,4 toneladas. Vemos que a mayor desarrollo mayor emisiones de GEI. Nuestro país sobrepasa por muy poco esa cifra, con 4,7 toneladas de CO2 por persona. Por eso, debemos luchar por desacoplar por un lado, el desarrollo, y por otro, la emisión de gases de efecto invernadero. Esa es nuestra meta.

3) En cuanto a los indicadores de intensidad de emisiones de Gases de Efecto Invernadero por Producto Interno Bruto, este fue de 0,93 toneladas de CO2 equivalente, disminuyendo en un 10% desde 2007.

La reducción del indicador de emisiones de Chile, demuestra que el país ha sido capaz de generar crecimiento sin necesariamente aumentar de igual manera sus emisiones. Esto refuerza el convencimiento del gobierno del Presidente Sebastián Piñera, que no existe el verdadero desarrollo, si este no es sostenible.

Entre el 2014 y el 2018 duplicamos la generación con energías renovables de un 10% a un 20%, cumpliendo de manera adelantada la meta de generación con energías no convencionales del 20% al 2025. La meta al año 2050 es contar con 70% de generación limpia.

Chile cree firmemente que el enfoque científico es clave para seguir avanzando y que los datos precisos y transparentes son fundamentales para lograr una efectiva acción climática.